Para Lucía.



Lucía no entiende por qué tiene que costar tanto un libro, por qué le ha tocado vivir la vida en la que vive y maldice su pobreza. Aun así, su abuelo siempre le da dinero y la hace muy feliz, porque cada vez su hucha pesa más y sabe que algún día podrá comprar ese magnífico libro. Le hace ilusión que además, el autor se llame como su abuelo y sabe que él también querrá leerlo. 


Todos los días, al salir de la escuela, Lucía mira el escaparate y suspira, apoyando su nariz en el cristal y recibiendo una mirada de "apártate" del librero. Solo queda resignarse y esperar, porque si algo le sobra es tiempo. Así que decide planear la manera de conseguir más dinero durante su tiempo libre, por lo que llega a casa, saca una libreta y comienza a apuntar ideas, pero todas ellas necesitan dinero previo como: comprar limones para preparar limonada y venderla, comprar trapos para hacer muñecos y venderlos, etc. Esto es un círculo sin fin.

Mira debajo de su cama y saca su hucha para contar el dinero que tiene y apuntar cuánto le falta, pero al abrirla no encuentra más que unas pocas monedas, hasta los billetes han desaparecido. Sale de su cuarto y se dirige a la sala de estar y ve a su abuelo con bolsas de compra para comer y con una mirada triste. Ella sabe que le ha cogido el dinero y comienza a gritarle que es un ladrón y que lo odia. La mirada triste de su abuelo se centra en los papeles que hay sobre la mesa, se sienta y se tapa la cara con ambas manos, comenzando a llorar desconsoladamente. 

Pasan los días y Lucía sigue sin dirigirle la palabra a su abuelo, él últimamente sale mucho y no está en casa. "Encima que me ha robado" piensa ella. Mira su monedero y sonríe, sabiendo que hoy es el día y que por fin podrá comprar el libro, pero cuando llega a la librería no está. "No quedan ejemplares" le dice el librero. 

Lucía sale de allí corriendo y llorando y va a su casa para contárselo a su abuelo, está tan mal que le da igual el enfado que tenía con él, le cuenta todo lo que ha sucedido y le dice que se siente la niña más desgraciada del mundo. Pero no se ha percatado de una cosa hasta ahora, su abuelo está en la cama y no parece él, está más delgado. Lo que no espera es que en ese momento su abuelo saque el libro de debajo de la almohada y le dedique la mejor de sus sonrisas, cediéndoselo junto con una nota. Ella comienza a llorar y a besarlo y se da cuenta que estaba muy equivocada con su abuelo.

Cuando comienza a leer la carta descubre que en ella le pide perdón por coger su dinero, explicándole que lo hizo para comprarle comida, dejó de pedir la medicación en la farmacia, ya que no servía de nada porque el cáncer era terminal, por lo que estaba alargando su sufrimiento y estuvo tramitando la custodia para que su tía Rita se quedara con ella si le pasaba algo. La tía Rita era muy buena y le encantaba estar con ella. Pero... Su abuelo. Estuvo ahorrando todo el dinero posible para comprar esa edición especial y al mismo tiempo que no le faltase comida y ahora él está enfermo, está peor de lo que estaba. Se siente muy culpable y solo quiere devolver ese libro, correr a por la medicación y que se cure pronto, ya no quiere nada que no sea su abuelo. Pero ya es tarde, no queda tiempo.

En ese preciso instante se da cuenta de que el tiempo es muy valioso y lo ha perdido pensando en un capricho, sin darse cuenta del daño que le hizo a su abuelo cuando le dijo que lo odiaba. Al cabo de unas semanas, tras devolver el libro y cuidar de su abuelo, no bastó y falleció. Ella tuvo que mudarse con la tía Rita e instalarse en su nueva habitación. En esta habían grandes estanterías repletas de libros que su tía le había comprado, pero ella no sabía que el vacío de Lucía era tan grande que ni con esas estanterías podía llenarlo.

Observando todos los libros descubre que entre ellos hay un libro que le suena mucho, es ese. No puede creerlo y lo saca corriendo, lo abre y encuentra una foto de su abuelo con ella y una dedicatoria en la primera página de este libro. Su abuelo le cuenta que su tía siempre ha tenido ese libro y que ahora era completamente suyo, añadiendo al final estas palabras: "Mi mayor ilusión era hacerte feliz. El tiempo pasa y las personas se deterioran, se marchan, pero este libro siempre estará contigo. Lo escribí cuando tú eras pequeña y aunque no tuvo la fama que me hubiera gustado, algún dinero me llevaba para poder sacarte adelante. Esta es nuestra historia, Lucía. Con todo mi amor; Tu abuelo".

Abraza el libro y comienza a llorar, sabiendo que su abuelo siempre estará con ella, en cada página, en cada momento en que lo lea, porque su abuelo fue quien lo escribió y ahora es mucho más valioso.

🔺🔻🔺🔻

¿Os ha gustado? ¿Os gustaría una continuación? Hacédmelo saber en los comentarios. ¿Os acordáis de Nico? Pronto subiré el final.

¡Muchas gracias por leerme un día más!

Comentarios

  1. Te lo he dicho mil veces, pero... eres demasiado bonita para este mundo. Me ha gustado muchito, muchito. Por cierto, acabo de ver que me tienes en tu lista de blogs favoritos y no me había dado cuenta de que estoy ahí jeje Gracias, bonita. Te como entera, ya lo sabes. ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has emocionado, no hay nada más bonito que te digan que "eres demasiado bonita para este mundo". En serio... Eres genial, Ro! ♥ Siempre serás de mis favoritas, ya lo sabes. Un beso enorme :D Felices fiestas :)

      Eliminar
  2. Hola guapa!!
    Qué historia tan triste :(
    La verdad es que el abuelo tenía toda la razón del mundo, pero me entristece que haya tenido que suceder así para que su nieta se diese cuenta. En fin, que me ha gustado mucho!
    Paso también a felicitarte las fiestas, espero que tengas una Feliz Navidad :)
    Besos :33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, la verdad es que me puse muy melancólica escribiendo y me apetecía compartirlo con vosotros. Me alegra mucho que te haya gustado. Te mando un beso y felices fiestas. ♥

      Eliminar
  3. No sabes todo lo que me ha gustado este relato. Empecemos por partes.
    Escribes genial, la verdad, me gusta la manera que utilizas las comas y todos los signos de puntuación (es en una de las primeras cosas en que me fijo cuando leo).
    Tienes una idea genial, me ha encantado la historia en sí y me parece muy bonita la enseñanza que, creo, has querido transmitir con esto.
    De verdad, sigue escribiendo y teniendo ideas. Ponle ánimo, ganas y muchas enseñanzas que quieras transmitirle al mundo. Triunfarás.
    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Yo también soy muy tiquismiquis con las comas y demás, por lo que te entiendo y en serio, que me digas eso me sube el ánimo un montón. ¡Qué gran honor! ♥ La enseñanza creo que se entiende por sí sola, por lo que veo todos la habéis entendido. Eres genial, de verdad. Besos :) ♥

      Eliminar
  4. Hola bohemia Mary.
    (Se seca las lagrimas de cocodrilo) Bueno si algún día te dedicas a publicar libros, yo te los compro todos, jaja. Tu historia hizo lo que "Un regalo de mi gran amor no pudo conmigo", emocionarme. Primero, creo que me recordó un poco a mi infancia, aunque yo hubiera preferido la comida y no el libro. O a mi abuelo y no el libro sin pestañear. Pero a veces no apreciamos a las maravillosas personas que tenemos a nuestro lado hasta que las perdemos (me ha pasado). No se que mas decir, creí que iba a entrar a leer una historia cualquiera y no fue así (sinceridad ante todo querida mary :D). Me gustó mucho y espero continuación. Sentí lo mismo que al leer tus entrada, sentimiento y pasión por lo que haces. Aunque de auto conclusiva igual queda bien. Uuuu...Idea rápida: Podrías hacer un libro de relatos como este y venderlos por Amazon. Tipo libro "Un regalo de mi gran amor" pero que me guste. Rayos, mi horóscopo me dijo que la sinceridad me traería problemas, pero no puedo evitarlo.

    Besos y abrazos mi querida bohemia y sigue escribiendo que lo haces de maravilla. Ah, y te deseo una hermosa y feliz navidad. Enserio, espero mas relatos que yo te leo una y otra vez. Saludirijillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Quiero/ansío/me encantaría tener ese libro, en serio. Todo el mundo dice que es genial y debería leerlo pronto, a ver si me hago con él. Lo enfoqué a una niña más bien pequeña, porque a esa edad no saben lo que dicen/piensan y actúan más bien por lo que les motiva, sin pensar en las prioridades. La comida es lo más importante, por mucho que nos gusten más los libros u otras cosas, pero muchas personas no son capaces de ver más allá de los caprichos. No sabes cuánto me alegra saber que quieres continuación y que te ha gustado. Eres genial y siempre me aportas una dosis de positivismo necesario para afrontar cada día, ¡Gracias! Seguramente haga lo que dices respecto a un libro de relatos, pero más adelante :) ♥ Adoro tu sinceridad! Felices fiestas, bonita :)

      Eliminar
  5. Holaaa ¡felicidades ante esta historia me ha gustado mucho! Sigue escribiendo que es un buen ejercicio.
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Mary.
    Me ha gustado mucho tu historia. Es como un tirón de orejas, jaja. Es triste y tiene un significado muy especial: Apreciar lo que tenemos. O ese significado le he encontrado yo. Perfecta para la navidad :D
    Muchas gracias por compartir lo que escribes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra mucho que te haya gustado y la comparación me ha hecho mucha gracia. El significado es el correcto. Felices fiestas! Besos :)

      Eliminar
  7. Hoooooola Mari!!!

    Por fin te comento. De buenas a primeras me sorprendió porqué es una entrada en la que no tienes acostumbrados a tus lectores. Además se lleva e nombre de tu hermana, así que como siempre te leo, esta vez, me picaba la curiosidad a base de bien.

    Después de leer la historia, puedo decir que es como la vida misma. Lo mejor en esta vida es inmaterial, y el tiempo al final se lo come todo. Es mejor estar siempre con los tuyos, dejarse de enfados (a no ser que el sujeto en cuestión sea muy cabrón) y disfrutar de esta vida que es tan corta, tan efímera y pasa tan rápido.

    Porqué no sé si te pasa, que a mi el tiempo cada vez me pasa más rápido. Más y más rápido y parece que se escurre entre los dedos y es algo que no se puede controlar. Esa es una lección que aprendí de muy pequeña: que antes la comida y los míos que las cosas materiales. Porqué las canutas, juntos, parece que no se pasan tanto. La chica de tu relato lo aprendió tarde.

    Un besote enoooorme!!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Tenía esta entrada en borradores desde hacía unas semanas (incluso creo que meses). Menos mal que me decidí a subirlo porque he visto que ha gustado mucho. Es justo lo que quería mostrar, que a veces lo mejor lo tenemos frente a nuestros ojos y no nos damos cuenta hasta que nos hace falta. El tiempo desde luego a mí también me parece que pasa muy rápido, demasiado... La comida primero, totalmente de acuerdo. Hay que saber distinguir entre prioridades y caprichos, que eso muchos no saben hacerlo.

      Un beso enorme :) Gracias por leerme!

      Eliminar
  8. Hola guapa!! claro que quiero continuación! la historia te ha quedado genial, además de tener moraleja: hay que apreciar lo que se tiene ahora, en vez de perder el tiempo pensando en lo que puede ser o lo que será. Gracias por compartirla. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La subiré dentro de un tiempo, porque ahora lo dedicaré a reseñas. Un beso enorme :) ♥

      Eliminar
  9. ¡HOLA! Está genial :)
    Me ha encantado y leeré la continuación si la publicas.
    1000 Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Leches no sabía que era un relato tuyo.... Ya puedes ir sacando una copia y dedicándomela que luego te harás famosa y ya no te acordarás de nosotras. Es preciosa... Yo cuando quieras te la publico en el blog, es increíble. No dejes dejes de escribir!!!!! B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me parto contigo, en serio. Eres muy genial, Ali. Un beso y gracias por leerme. ♥

      Eliminar
  11. Holaaa que precioso relato, sigue escribiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Madre mía guapa, por dios estoy llorando buff me ha recordado un poco a cuando estaba mi padre enfermo y tienes totalmente razón en todo, el relato es precioso guapisima.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jope, qué pena me da que llores... Mil gracias por valorar mi trabajo. Eres genial :) ♥

      Eliminar
  13. Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy Mari, que bonito.
    Me ha tocado el corazón, me ha recordado mucho a mi abuelo, que siempre me contaba cosas de cuando estuvo viviendo en Francia. Por eso estudio ahora filología francesa, por él y porque su tiempo fue demasiado corto. Le echamos mucho de menos.
    Es una historia muy bonita, de verdad. Sigue escribiendo.
    Y siento que mi comentario sea tan breve, pero me ha tocado la patata de verdad y no se que decir.
    Mil besos guapa, millones de besos.

    Anna de HOLLAND AND BOOKS💚

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Me llena de ternura saber que tu abuelo te cantaba. Es normal que le echéis de menos, cuando se van se queda un gran vacío. No te preocupes porque desde luego que con lo poquito que me has dicho, me has tocado la patata a mí.

      Besos reina!

      Eliminar
  14. ¡Hola hermosa Mari! Escribes muy bien, me encanto enserio, tienes muchisimo talento, eres una persona de admirar de querer mejor dicho de todo, wow me fascino. sigue escribiendo. Un beso ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa! Gracias por valorar siempre todo mi esfuerzo. Eres increíble. Un beso enorme :) PD: lo seguiré haciendo!

      Eliminar
  15. Ainsss, por Dios, Mari, que historia tan triste, pero tan bonita a la vez. ¡Y que bien que escribes hija de mi vida!
    Me ha encantado el mensaje de fondo de esta historia, hay que darle importancia a lo que de verdad la tiene, lo material va y viene, pero la gente que nos quiere y nos rodea, hay que cuidarla, que uno nunca sabe cuando ya no van a estar.

    Felicidades preciosa y sigue escribiendo que lo haces genial.

    Besos, Merche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa! Jo, siempre me animas con tus comentarios, en serio. No sabes cuánto agradezco estas palabras tan bonitas... Desde luego el tiempo que las personas pasan a nuestro lado puede resultar realmente corto, y qué menos que aprovecharlo.

      Un beso enorme y tranquila, seguiré gracias a gente como tú. ♥

      Eliminar
  16. ¡Hola guapíiiisima!

    Casi me haces llorar, ¿sabes? Que yo soy muy sensible con estas cosas, che!
    En serio Mari, lo has requetebordado! Me ha gustado un montón, es una historia muy triste pero a la vez muy real, no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos o estamos cerca de perderlo, desde luego una muy buena moraleja.

    ¡Muchos besos guapa y espero poder leer pronto el final de Nico! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aidaaa! Me siento mal cuando leo que he hecho llorar a alguien o que ha estado casi a punto de llorar, pero por otro lado siento que he transmitido algo muy emocional y lo compensa. Un beso enorme y síiii! Pronto lo subiré!

      Eliminar
  17. Oh dios mío!! Que es esto Mari?? QUÉ. ES. ESTO??? Donde está tu corazón? Ay, mi corazón se ha hecho añicos con el final del abuelo T.T Lucía, serás cabezota? Bueno, también me ha tocado muy de cerca, porque estoy así a veces con mi abuelo KSAJDFG y luego pienso y me digo: Oye, Alex, que haces, eres tonta? Así y lloro y soy un completo río :c

    Dios, me has tocado el corazón, lo has tirado a un pozo y ahora está de nuevo ahí en su sitio, pero que bonita historia! Haber, todos hemos sido una Lucía, nadie me puede decir que no, así de caprichosos y luego rencorosos y madre mía! Espera, tenía que preguntarlo, entonces el abuelo era el autor?? Eso no entendí,lo siento, mi comprensión lectora no es la mejor del mundo :c pero estoy casi segura que sí y ay :c como es que la tía esa de dinero no los ayudaba??? </3 aunque en parte entiendo lo de su abuelito, a veces alargar el dolor causa más sufrimiento para la familia y para el enfermo, pero Lucía T.T Ay, haré que todo el que conozca lea esto para que deje de ser tan materialista y quiera mucho más a su familia en lugar de estar exigiendo cosas vanales KSAJDFG aunque bueno, yo soy un poco así :| Eeen fin, lo amé, me encantó, POR FAVOR ESCRIBE MÁS!!Un abrazo enorme de oso!!!♥

    PD. Jé, no recuerdo a ningún Nico T.T No entiendo nada, final?? Vale, voy a stalkearte el blog haber si encuentro por ahí un Nico que me he perdido :c

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alex!

      Soy un poco malvada con los finales de mis relatos, pero jope... Pobrecita tú, te entiendo porque yo también actúo a veces de X formas que digo: Mari, eres tonta, no hay más. Pero bueno, se nos quiere igualmente y créeme que los abuelos nos perdonan todo.

      Todos hemos sido Lucía, cuánta razón. Cuando somos pequeños no somos capaces de entender lo que realmente importa, las prioridades de la vida... Sí, el abuelo era el autor, pero no fue muy exitoso. La tía era muy suya, y por mucho que después se ocupe de Lucía, no sabía nada de la situación económica porque tampoco preguntaba, pero el abuelo tampoco lo iba pregonando. Seguiré escribiendo. ♥

      PD: Hace mucho de eso, es normal! Tranquila que pondré los anteriores capítulos con esa entrada final. Besos !! :D

      Eliminar
  18. Hola, María Ángeles. Claro que me ha gustado, es un placer leer tus relatos y ya sabes que tus lectores van aumentando día a día. Nos emocionas mucho con tus escritos. Yo si que recuerdo a Nico, pensaba que me había perdido el final, uf, menos mal que no. Ahora ya no pierdo ninguna de tus entradas, estoy suscrita a tu blog.

    Un beso, sigue con Lucia, por favor, por favor escribe más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola preciosa! Mil gracias por tus bonitas palabras, de verdad. Nico está aún por ahí. Me pide a gritos que termine ya su historia. Así que pronto lo subiré! Gracias por añadirte a las alertas de mis entradas! Un beso enormeee! :) ♥ pd: Seguiré con Lucía!

      Eliminar
  19. ¡Hola! Al ver el título de la entrada supuse que era un cuento, pero no que terminaría de esa manera u.u
    Ya sabes lo que me pasó recientemente, así que me puse bastante triste con la historia que nos contaste. Sacando eso, está muy linda porque con ella dejas una enseñanza importante que es no fijarse en las cosas materiales tanto y ver más allá. Sin dudas, aunque el final fue triston, fue muy bonito
    Espero con ansías el final del otro cuentoooo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Jope, ni lo pensé... Siento si te pusiste triste por mi culpa, en serio :( Me alegra que hayas entendido la enseñanza, pero me da mucha pena por ti, jope!!! Un beso enorme y espero tener pronto el final del otro relato.

      Eliminar
  20. Ay pequeña Mari... Yo no sé si es que estoy muy sensible o no sé que me ha sacado algunas lagrimillas esta historia (sí, soy una llorona, lo admito JAJAJA) Me ha llegado muy al fondo, la forma en la que está escrita y,sobretodo, la historia y lo que quiere contar. Mari, chapó. De verdad de la buena. Me ha encantado ver esa parte de escritora que tienes y te digo que como saques un libro te hago un monumento. Sigue así que eres genial y no me voy a cansar de decirtelo. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me llores más, Beaaaa míaaaaa, tú no me lloreees máaaas (cantando la canción de David de María* ojo al dato...). Si saco un libro te lo regalo, junto a un conejito bien pomposo y un peluche de Cheshire, porque eres genial y te lo mereces, reina. Un beso enorme! :D Gracias por leerme ♥

      Eliminar

Publicar un comentario

¡OH! ¿Vas a comentar? No sabes lo feliz que me harás. Me pasaré por tu blog lo antes posible, siempre lo hago. Y si ves que no te respondo al comentario por aquí, es porque lo haré en redes sociales por privado o en un comentario en tu blog. ♥ ¡Mil gracias por hacerme feliz con tus palabras!

Entradas populares de este blog

¡SORTEO +700 SEGUIDORES! ♥

¡Sorteo +500 Bohemios/as!

Todas las estrellas son para ti + música